Inversión extranjera en Cuba

Con el auge que se ha desarrollado en los últimos tiempos en las relaciones entre el gobierno cubano y el de los Estados Unidos, junto con la apertura oficial de las embajadas en ambos países, ha surgido un interés sin precedentes por invertir en Cuba. La eliminación de la Mayor de las Antillas del listado de los países que apoyan al terrorismo también ha representado un impulso significativo para los potenciales inversionistas.

El 16 de abril de 2014 fue publicada en la Gaceta Oficial la Ley No. 118, “Ley de la Inversión Extranjera”, la cual conjuntamente con su reglamento y demás normativas jurídicas establecen el marco legal para la oficialización de un proyecto de inversión extranjera en Cuba así como todos los detalles asociados al mismo. En su Capítulo VI la ley establece que se pueden realizar inversiones en inmuebles en Cuba para así obtener la propiedad de los mismos así como otros derechos reales siempre que estos estén destinados a ser viviendas o edificaciones con fines turísticos o dedicados a un domicilio particular, para oficinas o domicilios de personas jurídicas extranjeras o para establecer desarrollos inmobiliarios con fines de explotación turística.

Muchos hombres de negocios ven ventajas en las inversiones en Cuba por su situación geográfica, la disponibilidad y preparación de los recursos humanos calificados, la existencia de importantes recursos naturales y los cuantiosos acuerdos bilaterales de colaboración con varios países.

Como parte de las garantías de esta ley existe la posibilidad de que el inversionista extranjero pueda vender o transmitir su empresa, o la parte de ella que le corresponde, tanto al Estado como a un tercero. También permite a los inversionistas abrir cuentas en cualquier banco del Sistema Bancario Nacional para realizar los cobros y pagos que necesiten, además de abrir y operar cuentas en monedas extranjeras en bancos ubicados en otros países siempre que cuenten con la autorización del Banco Central de Cuba. Por otra parte la ley autoriza la importación de los bienes que sean necesarios para el inversionista.

Los interesados en abrir negocios en Cuba como parte de la inversión extranjera deben conocer que las solicitudes pueden realizarse en todos los sectores de la sociedad con excepción de los servicios de salud y educación al pueblo cubano y de las instituciones armadas, excepto en sus sistemas empresariales, lo cual se refiere a las empresas que por ejemplo brindan el mantenimiento y aseguramiento de los materiales a esos sectores. Estas solicitudes deben ser aprobadas por el Consejo de Estado, el Consejo de Ministros y el Jefe del organismo de la Administración Central del Estado autorizado para ello, en dependencia del sector, la modalidad y las características de dicha solicitud de inversión.

En el caso de las inversiones que se realicen en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel el gobierno cubano establece un régimen especial tributario que brinda varios beneficios al inversionista extranjero.

Cabe destacar que en Cuba actualmente existen dos monedas en circulación, el CUC, el cual se refiere a la moneda libremente convertible a otras monedas extranjeras, con una tasa de cambio de 1 CUC equivale a 0.87 USD y la otra moneda circulante es el CUP que comúnmente se conoce como “peso cubano” o “moneda nacional” el cual no es convertible a otras monedas extranjeras, sino que se puede cambiar por el CUC a razón de 1 CUC equivale a 24 CUP. La unificación monetaria para eliminar la dualidad de monedas que existe actualmente es una de las prioridades del gobierno, siendo el CUP la moneda que se seguirá utilizando después del llamado “día cero”, momento a partir del cual el CUC no seguirá en uso. Sin dudas este es uno de los temas que cuando se solucione brindará mayores beneficios a los inversionistas extranjeros.

 
Más artículos sobre los negocios y el turismo en Cuba

No se admiten más comentarios